DIA 22.
     
Imagen
 
I N T R O D U C C I O N: | FOTOGRAFIAS | L I B R O DE V I S I T A S. | LIBRO LA BATALLA DE TORREÓN | P R O L O G O | DIA 16 DE MARZO DE 1914 | DIA 17 | DIA 18. | DIA 19. | DIA 20. | DIA 21. | DIA 22. | DIA 23. | DIA 24 | DIA 25. | DIA 26. | DIA 27. | DIA 28. | DIA 29. | DIA 30. | DIA 31. | lo. DE ABRIL. | DIA 2. | DIA 3. | R E S U M E N | C O N C L U C I Ó N | P L A N O No 1 | P L A N O No 2 | C R O N I C A - I L U S T R A D A | LAS COSAS NO ERAN ASÍ.... | LA GRAN OFENSIVA DE VILLA. | Titulo | ESTACION TORREON | TOMA 1913. | ¡Éntrenle, Muchachitos! | Villa Toma Torreón | "Fusile a ese General...” | Los Jefes Dispersos | PLANO TOMA 1913 | EL ABANDONO DE TORREON | LAS GRANDES BATALLAS DE LA DIVISIÓN DEL NORTE. | Mapa operaciones al Norte 1914 -1915 | Ferrocarril en la Revolución | ARMAMENTO USADO | San Pedro 1914 | LIBRO DECENA TRÁGICA EN TORREÓN | 20 al 31 de Julio de 1913 | Preparativos de defensa. | Combates del día 20 al 24 de 1913. | Combates del día 25 al 31 de 1913. | MEMORIAS DE PANCHO VILLA | CAPITULO XVI | CAPITULO XVII | CAPITULO XVIII | CAPITULO XIX | CAPITULO XX | CAPITULO XXI | CAPITULO XXII | PERIODICO "EL DIARIO" 1914 | MUSICA
 
DIA 22.

   
 
Imagen
CONTINÚA EL COMBATE EN SACRAMENTO.-- LOS CORONELES RODRÍGUEZ Y GARCIA HERIDOS. --SE ORGANIZAN FUERZAS DE INFANTERIA.--PRIMER ASALTO A GOMEZ PALACIO.--
A las cinco de la mañana las fuerzas del centro siguen su marcha en línea desplegada por la vía del ferrocarril hacia Gómez Palacio distante 37 kilómetros. El General en Jefe con su Estado Mayor, permanece en Bermejillo hasta las 11 a. m. (Véase plano núm. 2 al final del libro.)
A las 8 a. m., llega procedente de Sacramento el Coronel Trinidad Rodríguez, y aunque se encuentra herido por dos balas que le atravesaron la caja del cuerpo, se manifiesta entero y animoso, sintiendo sólo que su Brigada haya sido tan castigada. Informa de la verdadera situación del combate en Sacramente, y asegura que el enemigo será derrotado a pesar de haber recibido un nuevo y grande refuerzo de Torreón; que a su salida del campo de operaciones, vio llegar las fuerzas del General Hernández, y confirma la rendición de un Escuadrón del enemigo, que se pasó a nuestras filas con todos sus pertrechos. Llega también gravemente herido el Coronel Máximo García, Jefe de la Brigada Madero; su estado inspira serios temores, por haber recibido una herida en el vientre.
El Señor General Villa, seguro de encontrar ocultos gran número de soldados dentro de los 15 trenes de la poderosa División, ordena que todos los individuos útiles y armados se organicen en batallones. El efecto supera a lo que se esperaba, pues resultan 1500 hombres perfectamente armados y municionados. Violentamente, con ese gran número de infantes, se organizan tres batallones, embarcando dos de ellos en el tren del Cuartel General y dejando el tercero para que guarnezca la plaza de Bermejillo, a las órdenes de los Mayores Antonio San Román y Carlos Ugartechea. El tren del Cuartel General se pone: en movimiento a fin de alcanzar las fuerzas que ya tenían varias horas de camino. Concentradas todas las fuerzas en Santa Clara, se continúa la marcha; y entonces, el espectáculo que se presenta a los ojos del observador es imponente: el ala derecha, formada por las Brigadas González Ortega y Benito Juárez, se extiende en línea de tiradores en un campo no menor de cinco kilómetros; el ala izquierda, ocupando también una extensión como de cinco kilómetros, la forman la Brigada Villa y parte de la Brigada Juárez de Durango; y la Brigada Guadalupe Victoria; el centro es ocupado por los dos Regimientos de Artillería y los dos batallones de infantería de que se habló antes, comandados por el Teniente Coronel Santiago Ramírez. El enemigo ha reconcentrado sus avanzadas y ha destruido la vía férrea desde Estación Noé hasta las puertas de Ciudad Gómez Palacio. Con este motivo, los trenes del Cuartel General, Brigada Sanitaria y Provisiones, se quedan en la Estación antes mencionada. A las seis de la tarde, se avista el enemigo en las afueras de la ciudad notándose que precipitadamente va a hacerse fuerte en los reductos construidos al efecto.

El plan de ataque concertado es bien sencillo: cuando falten cuatro kilómetros para llegar a los suburbios de la ciudad, nuestras fuerzas deben hacer alto, desmontar, encadenar la caballada y, mientras nuestra artillería bombardee las posiciones enemigas, avanzar en línea de tiradores protegidos por la misma. Pero como quiera que la marcha se retardó una hora y el enemigo abrió sus fuegos de cañón desde un punto oculto, y antes que nuestra artillería funcionara, las fuerzas se entusiasmaron; y primero al trote, luego al galope y, finalmente a la carrera, da un formidable asalto en medio de un nutrido fuego de cañón. Desde el primer momento, nuestras fuerzas se apoderan de los suburbios de la ciudad. Se entabla un duelo a muerte, terriblemente mortífero para ambos combatientes. La primera granada enemiga dió muerte a Odilón Pérez, valiente capitán primero de Estado Mayor General. La segunda hirió al Teniente Coronel Saúl Navarro, de la Brigada Villa y a algunos soldados más. Nuestra artillería calla por temor de hacer daño a los nuestros, que llenos de entusiasmo estaban ya dentro de la ciudad. La circunstancia de marchar muchos amontonados por el centro de la vía, de ir no pocos bisoños, de que los federales contaban con muy buenas posiciones y tenían perfectamente estudiado el tiro, hizo que en el primer asalto resultaran como 70 muertos y 200 heridos. Continúa el combate muy impetuoso; toda la noche se lucha dentro de la ciudad. Un cañón enemigo, colocado en el centro de La Pila, conocido también con el nombre de Trincheras, no cesa de hacer fuego sobre la ciudad. El General Herrera, acompañado de
su Estado Mayor, sufre mortífero fuego de este punto. Varios de sus oficiales son muertos y casi todos heridos. A él le matan su caballo. Milagrosamente escapa el señor Brigadier.
imagen
 
Escríbeme
Para más información